imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 04/12/2018

Vidal ya cuenta con Presupuesto, endeudamiento y Ley impositiva: Cómo votaron los legisladores juninenses

A la hora de la votación, los representantes seccionales quedaron atados a la suerte de cada bloque, dado que no hubo votaciones divididas. En detalle, cómo jugaron cada uno de los representantes juninenses y  seccionales.

Por Redacción

En una jornada maratónica, en la madrugada de este martes la Legislatura bonaerense sancionó el Presupuesto 2019, la Ley Impositiva y un nuevo pedido de endeudamiento, además de otras leyes de relevancia.

El acalorado debate contó con participaciones destacadas de legisladores de la sección, encargados de defender/criticar ambos proyectos. 

Y a la hora de la votación, los representantes seccionales quedaron atados a la suerte de cada bloque, dado que no hubo votaciones divididas.

Los primeros respaldos lógicos se dieron con los votos de los representantes de Cambiemos: Los diputados Marcelo Daletto, Laura Ricchini, Vanesa Zuccari, Oscar Sánchez, Jorge Silvestre y Mauricio Vivani; y los senadores Felicitas Beccar Varela, Agustín Máspoli, Leandro Blanco, Ana Laura Geloso y Juan Fiorini.

Por su parte, los diputados del Frente Renovador Javier Mignaquy y Valeria Arata acompañaron el pedido de endeudamiento solicitado por la gobernadora María Eugenia Vidal y rechazaron el Presupuesto. En tanto, aprobaron la Ley Impositiva.

Desde la otra vereda, los legisladores de Unidad Ciudadana votaron en contra del Presupuesto, Endeudamiento y Ley Impositiva: Los diputados Avelino Zurro y Mauricio Barrientos; y los senadores Gustavo Traverso y Male Defunchio.

Mientas que la diputada Rocío Giaccone, del bloque Frente Amplio Justicialista, votó favorablemente del endeudaiento, y rechazó el Presupuesto y la Ley Impositiva. 

Por último, Fabio Britos, del monobloque Integrar, votó favorablemente de los proyectos de Presupuesto, Endeudamiento y Ley Impositiva. Su voto fue clave para la sanción del Presupuesto, dado que con dos ausencias de la oposición y el bloque de Cambiemos más Britos, se sancionó el Presupuesto.

Presupuesto y Ley Impositiva

El proyecto de presupuesto 2019 sostiene los mismos lineamientos que se trazaron en la materia desde el inicio de la gestión de María Eugenia Vidal y sus prioridades son el impulso de la obra pública, el fortalecimiento de la inversión social y las mejoras en seguridad.

El presupuesto que envió la gobernadora, María Eugenia Vidal, a la Legislatura contempla gastos por $ 929.000 millones, un pedido de endeudamiento de $ 68.000 millones y de emisión de letras por parte del Tesoro del orden de los 8.000 millones de pesos.

La proyección de ingresos por todo concepto es de 889 mil millones y la inversión prevista de 55 mil millones, 35 por ciento más que en 2018.

En 2019 la inversión social va a ser prioridad, según resaltaron voceros oficiales. Las políticas públicas que permiten avanzar con mejoras en educación, salud, jubilaciones, pensiones, desarrollo social y seguridad representan el 67,4% de las erogaciones presupuestadas.

Por tercer año consecutivo se prevé continuar con el superávit corriente que para 2019 será del 0,2% del Producto Bruto Geográfico de la Provincia (PBG). El déficit que se mantiene responde a la inversión en obras.

Esto, se aclara, quiere decir que si no se estuvieron ejecutando las obras de infraestructura no se tendría déficit.

La novedad del presente presupuesto es que este año se contemplan transferencias de subsidios de servicios públicos que el Gobierno Nacional trasladó al Gobierno Provincial.

Así, por aquello, el Presupuesto 2019 prevé transferencia de gastos a la provincia por parte de la nación y, al mismo tiempo, previa una transferencia de la provincia del orden de los $ 12.984 millones a los municipios en distintos conceptos.

Por un lado, se trasladaba a los municipios unos $ 8.000 millones por la tarifa social eléctrica, que hasta ahora paga Nación; $ 2.450 millones por subsidios al transporte; y $ 2.500 millones para el sostenimiento de la Ceamse, gasto que impactaba íntegramente en las arcas de los municipios del conurbano.

Ningunas de estas transferencias se trasladarán a los municipios finalmente, de forma directa.  

El costo de la tarifa de Energía Eléctrica correspondiente a los Asentamientos será asumido por la provincia hasta la suma que por dicho concepto pagó en el ejercicio 2018. Los costos adicionales, serán afrontados por los respectivos Municipios.

De la misma forma el pago de compensaciones tarifarias, así como también las referidas al precio diferencial del gasoil, con destino a las empresas prestadoras de transporte público automotor de pasajeros, urbano y suburbano, de tipos provincial y municipal, durante el ejercicio 2019, será asumido por la provincia hasta la suma desembolsada por el gobierno nacional durante el año 2018.

Este punto insumió buena parte de las negociaciones entre los funcionarios provinciales y los intendentes bonaerenses sin distinción de colores políticos.

Esto, que supone desembolsos significativos para las comunas, se profundizaba con restricciones en el renglón de los ingresos de los gobiernos locales a través del establecimiento de un tope a los aumentos del 38% para las tasas municipales. Pero este tope también fue eliminado del proyecto finalmente votado por los senadores primero y los diputados después.

Los municipios, empero, en promedio, entre la coparticipación y otros fondos; tales como Fondo Solidario Provincial, Fondo para Programas Sociales y Saneamiento Ambiental, Fondo Municipal de Inclusión Social, Fondo de Financiamiento Educativo, entre otros; van a ver incrementados sus transferencias en un 32 % anual. Uno de los que más crece es el de financiamiento educativo que va a aumentar un 49% anual.

El Fondo Educativo que se coparticipa a los municipios y queda con un porcentaje fijo para obras de infraestructura, que en el caso de los municipios del conurbano será del 50 % y para aquellos que conforman el interior provincial el 40 %; el resto de los fondos será de libre disponibilidad de los intendentes para destinarlo a cuestiones educativas y culturales, pero no a obras.

También se pretende controlar el juego online que hasta ahora funcionaba sin regulaciones por parte del Estado, intención que en principio no presenta acuerdos de implementación pero que rápidamente se destrabó a partir de coparticipar lo recaudado, que se estable entre el 1 y 3 % de lo global, a los municipios, es decir un 16,14 % de lo recaudado irá para los 135 municipios de la provincia.

Con todo esto, el déficit de este año será de $40 mil millones, sin las transferencias sería solo de $12 mil millones, y se mantiene en 0,6% del producto, porcentaje muy similar al de los años 2018 y 2017 que fueron de 0,5% y 0,6% respectivamente.

Para el próximo año se prevé, entonces, un endeudamiento en los mercados de crédito de $68.500 millones. Es el pedido de deuda más bajo de esta gestión: en 2016 fue 2,13%, en 2017 fue 1,43%, en 2018 fue 1,24%, y en 2019 es 1,06% del producto.

En materia impositiva se disminuyen impuestos distorsivos que perjudican la actividad económica y la generación de empleo, según se estimó en el mensaje de elevación.

Se propone bajar alícuotas de Ingresos Brutos: para la producción primaria la reducción será de 1,5 a 0,75 %; construcción de 3 a 2,5 %; servicios de 5 a 4,5 %; transporte de 3 a 2 %; comunicaciones de 5 a 4 %; servicios inmobiliarios de 6 a 5 %; electricidad, gas y agua de 4 a 3,75 %.

Esta disminución significa una transferencia del sector público al privado productivo de $10 mil millones, según las propias estimaciones oficiales.

Respecto al juego, además del aumento que ya se había efectuado sobre ingresos brutos, ese tributo paso del 12 % al 15%, este año se suma un impuesto del 2 % a “los premios” de máquinas tragamonedas.

Por otra parte, se contempla también la disminución del impuesto sobre ingresos brutos para la venta de automotores nuevos de 2,5 a 2,3 %.

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS