imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 16/01/2019

Mal pronóstico para el 2019

Por Sebastián Riglos

 Una situación compleja afronta Junín en términos de empleo, recesión y cierre de comercios. La situación económica que atraviesa el país, junto a una, cada vez más, cuestionada gestión del gobierno local, es un cóctel letal para la histórica ciudad comercial de la región.

En el centro de la ciudad cerraron 63 comercios, y un relevamiento de una revista local dedicada a información de comercios por rubro, advierte que en octubre llevaban 131 comercios menos que los relevados en 2017, y que esperaban 150 menos en diciembre de 2018, en toda la ciudad.

Por el lado de la Industria, los casos resonantes son el cierre de Fideos Don Antonio (30 despidos) e Induspol (33 despidos), pero se registran varios casos con más de 6 empleados. Naldo Lombardi, solo en de Junín despidió a 16 trabajadores de su operación comercial, logística y administrativa. Otro caso que fue despidiendo a  cuenta gotas es el rubro de las agencias de automóviles, oficiales y multimarcas.

En el 2018, en Junín,  son 362 despidos de trabajadores registrados (en blanco). Según estimaciones de una consultora laboral, la cifra de despidos de trabajadores no registrados (en negro) podría superar los 550. Casi tres despidos por día

Junín se sostiene con la entrada de sueldos estatales. Desde docentes, policías, penitenciarios, jubilados y sectores vulnerables subsidiados. Desde el sector privado, pocos empresarios quedan apostado a producir  y los comercios resisten aumentos de tasas, presión fiscal, y ventas cayendo más de 40%. En cuanto al campo, sólo mueve rubros muy específicos que no representan ni el 6% de la economía local,  de manera tal que es una riqueza que la ciudad ve pasar, porque a la hora de invertir, el sector agrario ya no apuesta al mercado inmobiliario, sino que decide ahorrar en dólares.

La obra pública local está paralizada y se limita a mantenimiento, arreglo de calles o caminos rurales, pero nada que mueva la economía de manera sustancial. A esto hay que sumarle los rumores de un retraso hasta nuevo aviso de la autovía 7, que emplea de manera directa e indirecta a 60 juninenses.

De manera que se espera un 2019 complejo, con mucha conflictividad social y más recesión. Un año donde en el mejor de los casos, los organismos de crédito internacional vaticinan una caída de 1,78% la actividad y una inflación de 33%. Todo un interrogante, si pensamos que el año pasado, el gobierno dijo que tendríamos una inflación de 10 puntos y terminamos en casi 48.

Sebastián Riglos ( Dirigente Peronista)

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Dirigente Peronista