imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 11/10/2019

El cambio del entretiempo

En los últimos cinco juegos Iván Delfino realizó una modificación antes del comienzo del complemento y en cuatro de ellos pudo modificar el resultado.

Algo no tan común en el fútbol ha resultado un arma recurrente en los últimos cinco partidos de Sarmiento para revertir un resultado negativo y para cambiar, a veces de manera drástica, el rendimiento futbolístico. Si bien la incidencia de ese cambio es relativa, en esta parte del campeonato coincide con los buenos números del equipo.

Desde aquel empate cero a cero ante Almagro que Iván Delfino utiliza el cambio en el entretiempo para generar un golpe de efecto pero también de juego, como fue en aquella cuarta fecha en José Ingenieros. El Verde no había jugado para nada bien en el primer tiempo y el ingreso de Quiroga produjo efecto rápidamente. Asociación, movilidad y conexión con los delanteros le dieron otro aire al equipo que fue ofensivo y mereció irse con los tres puntos. Finalmente fue 0-0.

La estrategia es una de las claves de este cuerpo técnico que no demora en cambiar de rumbo si la cosa no va bien. En el juego ante Villa Dálmine el que entró en el complemento fue Fernando Núñez. El Viola fue superior durante gran parte del partido pero sobre el final llegó un golazo por la concepción de la jugada y Sarmiento se quedó con los tres puntos.

Frente a Gimnasia (M) El Verde se fue uno a cero abajo al vestuario, nuevamente en un primer tiempo para el olvido y para revertir el marcador Delfino optó por Ariel Cólzera. El ingreso del chaqueño liberó a Fornari, el equipo tuvo mayor presencia ofensiva, se adelantó en el campo y anotó 4 goles en 45 minutos: el segundo del “diez”, de tiro libre.  

Un árbitro permisivo, futbolistas preparados para destruir y cortar con faltas (bruscas) con el objetivo de no dejar avanzar al rival. Contra esos obstáculos se encontró el equipo juninense ante Deportivo Riestra y luego de un mal primer tiempo otra vez el resultado era negativo: 0-1. Delfino miró el manual y contra cualquier pronóstico eligió a Núñez para que reemplace a Maximiliano Fornari. La mejora del visitante fue instantánea: el mendocino contó con un mano a mano, aunque el local aumentó de penal. Parecía ser el fin de la buena racha pero a cinco minutos del final llegó el descuento de Magnín y luego un gol de Taqueta Barrionuevo hecho por Quiroga hicieron posible otra vez la remontada.

Y por si faltaba algo, lo del sábado. Un cúmulo de situaciones. A la cuestión estratégica, se le suma la anímica y el factor psicológico. Los jugadores parecen saber que en el segundo tiempo el partido es de ellos y ante Chacarita subieron un escalón más. Porque el primer tiempo no había sido malo. Es cierto que al equipo le faltó profundidad pero también es reconocible que intentó jugar. A esa búsqueda le agregó el ingreso de Vázquez por Vismara y con él dio unos pasos más adelante, fue otra opción en el pase para encontrar a los medios o delanteros y le generó otro problema a la línea de contención del rival; sin embargo otra vez se vio abajo en el resultado con una contra del Funebrero pero la respuesta fue contundente, eficaz y definitivamente futbolística. Porque además de los cinco goles (tres de ellos desde el banco), nuevamente en 45 minutos, el equipo mostró un compromiso colectivo con el juego como pocas veces en el torneo e invita a pensar que el entrenador ya no necesitará del cambio en el entretiempo para corregir el camino equivocado.

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS