imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 15/10/2019

Encuentro de mujeres, diversidades y disidencias, avances y desafíos

Por Olga Prieto

El pasado 6 de octubre, en simultáneo con las 24 provincias argentinas, mujeres juninenses del Frente Todos participamos en Bragado del Encuentro Federal de Mujeres y diversidades.  Se debatieron tres ejes: violencia, trabajo, derechos sexuales y reproductivos, expresiones que visibilizan las brechas que el movimiento nacional de mujeres viene marcando en Argentina y para lo que reclama participación en lugares de decisión política.

Han pasado sólo 72 años desde que Evita, rompiendo  barreras  de miserias y prejuicios,  entregara a las argentinas el derecho a votar y gritara con su cuerpo y su vida que una sociedad mejor se conquista con luchas.

Este fin de semana, aún con clima preelectoral, cientos de miles de mujeres nos dimos cita en La Plata en un encuentro que se repite desde hace 34 años. Es un hecho inédito en el mundo, muchísimas jóvenes y disidencias de todas las edades dijeron otra vez que la lucha por  derechos es política. Vivas, libres, desendeudadas nos queremos. La marea cubrió calles, plazas y escuelas; debatió revitalizando actoras en situación a las que ya ningún poder puede estar ajeno.  Una sociedad con todas, todos y todes adentro es la esperanza. 

El escenario social y político que deja el macrismo es devastador: las políticas de ajuste hacen mucho daño, la desocupación es mayor entre las más jóvenes, los límites a la moratoria previsional complican el futuro de las mayores, los números de informalidad laboral aumentan. Las trabajadoras domésticas son el 17% de las trabajadoras en Argentina y el 76% no está registrada, no tienen cobertura de salud, ni licencias por enfermedad. Ante la presión por sobrevivir crecen las horas de trabajo no remunerado que condicionan oportunidades de capacitación, trabajo, cultura, ocio.

Trabajadoras de la educación han perdido la vida por precarias condiciones laborales y reclamos salariales. Un 18% de mujeres mayores de 14 años no estudia, ni trabaja, ni percibe ingresos.

Tenemos claro que la autonomía económica es la clave para que las mujeres no  bajen la cabeza ante la violencia. Y es urgente, porque en nuestro país cada veinte horas una mujer es asesinada.

Estos últimos años, a partir de las leyes de cupo y de paridad, el Estado se ha abierto a la participación de las mujeres en espacios legislativos. Pero hay áreas en que esta participación es mínima, la estructura patriarcal  no se conmueve. El reclamo sigue siendo (tal lo dijeron las Compañeras en Bragado) la presencia de mujeres con perspectiva de género en espacios de decisión política. Así se podrá  avanzar en el acceso a derechos que impliquen cambios sustantivos.   

En Junín desde  2015 se han hecho visibles organizaciones de mujeres e identidades disidentes. Aquí la situación económica, social, cultural y política refleja la misma carencia de políticas públicas coordinadas que en todo el país. Pero el gobierno municipal no tiene propuestas de acceso al trabajo, a la tierra y a la vivienda para promover la autonomía de las mujeres y una vida libre de violencias. Tampoco hay programas integrales de protección a las mujeres víctimas de violencia, ni políticas reparadoras  para los daños sufridos, ni se ha efectivizado el acceso a cargos correspondientes según la adhesión a la ley de cupo trans. 

En el Concejo Deliberante local, la Comisión de Familia, Niñez, Adolescencia y Género (a dos años de su creación) trabaja en proyectos tienen  que ver con la realidad externa al palacio. Con el aporte de distintos bloques están en tratamiento diferentes iniciativas. Unas buscan fortalecer la prevención, protección y sensibilización contra la violencia de género y a favor de la diversidad; otras apuntan a visibilizar y diagnosticar el valor económico, social y cultural de los trabajos de cuidado en el distrito para así poder diseñar políticas; otras se proponen crear una comisión ad hoc de Veedoras de paridad para visar el acceso de mujeres a cargos de decisión; otras, la implementación de baños sin distinción de sexo en edificios públicos de la ciudad.

En 2019 la esperanza está intacta, los tiempos electorales aprietan, los desafíos son muchos. Todas, todos, todes en el Estado, en la calle, en lugares de trabajo, escuelas,  familias y en los medios de comunicación: las abanderadas y cientos de miles anónimas marcan el rumbo.

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Concejala Unidad Ciudadana, Presidenta Comisión de Familia, Niñez, Adolescencia y Género. Militante de los Derechos Humanos.