imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 19/10/2019

Masacre de Pergamino: Donza y los ex policías echan la culpa a los bomberos pero un informe los hace responsables

Buscando un dictamen que los declare inocentes el ex comisario juninense .-que está detenido desde mayo de 2018 en la Unidad Penal 49- y los otros ex uniformados echaron culpas sobre los bomberos voluntarios y hasta el Jefe de la Departamental Pergamino. Sin embargo, las pruebas indican que los policías no habrían hecho lo necesario para prevenir o extinguir el foco ígneo que se inició en la celda 1 y donde murieron siete personas. Según Asuntos Internos “violaron los principios y procedimientos básicos".

Por Redacción

Concluyó la segunda parte del extenso juicio oral y público contra el ex comisario juninense Sebastián Donza y los demás ex uniformados acusados de abandono de persona e imputados en la muerte de siete detenidos en un incendio desatado en la Comisaría Primera de Pergamino.

Los jueces decidieron que jueves 24 y viernes 25 de este mes sea el turno de los alegatos. En primer lugar para los abogados de la acusación y al día siguiente será el momento de los letrados que conforman la defensa.

Además el Tribunal Oral Criminal Nº 1 deberá resolver la situación de al menos cuatro personas que podrían ser procesadas por falso testimonio.

Aunque no se confirmó oficialmente a mediados de noviembre se conocería el fallo y los imputados podrían recibir una pena de 5 a 15 años por el delito de abandono de persona agravado por el resultado muerte.

Durante aquella tarde del 2 de marzo de 2017, perdieron la vida Sergio Filiberto, Federico Perrota, Alan Córdoba, Franco Pizzarro, John Mario Chillito Claros, Juan Carlos Cabrera y Fernando Emanuel Latorre.

Cabe destacar que a partir de abril de 2017, Alexis Miguel Eva se encuentra alojado en el Penal de Campana, en tanto que los cuatro policías permanecen con arresto domiciliario (uno en Junín -Sergio Ramón Rodas-, dos en Rojas -Carolina Guevara y César Brian Carrizo- y el restante en Pergamino -Matías Ezequiel Giulietti-) y desde Sebastián Donza en la Unidad Penitenciaria Nº 49 de Junín desde mayo de 2018.

Con las palabras de Alexis Eva, Matías Giulietti y Sebastián Donza terminó  el periodo de testimonios. El Tribunal Oral Criminal Nº 1 dispuso que los fundamentos sean presentados a fines de mes, primero la acusación y al día siguiente la defensa.

Los imputados Alexis Miguel Eva, Exequiel Giulietti y Sebastián Donza, expusieron ante el Tribunal Oral Criminal Nº 1 que preside Guillermo Burrone acompañado por Danilo Cuestas y Miguel Angel Gaspari.

Alexis Miguel Eva relató que trató de manifestar cierta falta de profesionalismo de parte de los Bomberos Voluntarios, destacó la labor de sus compañeros, dijo que hicieron todo lo posible por salvar a los jóvenes aunque la falta de equipamiento fue determinante para evitar la tragedia. En el final les solicitó a los jueces que no se dejen llevar por la posible presión que pueden ejercer diferentes agrupaciones, que trabajen con sapiencia porque son hombres de ley y negó que haya existido abandono de persona de parte de los efectivos.

Además y como cierre el exoficial subayudante dijo que la está pasando muy mal en prisión a tal punto que muchas veces preguntaron en el penal quien era de Pergamino como para lastimarlo y que uno de los hermanos de Juan Carlos “Noni” Cabrera lo quiso matar en la prisión. Puntualizó que nunca recibió ayuda psicológica de parte de la fuerza y tampoco del Estado provincial.

El oficial Matías Giulietti defendió en su declaración el accionar de sus compañeros de trabajo, criticó fuertemente a los Bomberos Voluntarios, pidió que se conozca toda la verdad de lo que sucedió en aquella fatídica tarde de verano por el bien de las familias de los chicos fallecidos y también de la familia de los seis expolicias que están privados de la libertad y perdieron su trabajo.

"LA VERDAD" DE DONZA

El excomisario Sebastián Donza fue el último en contar su “verdad” y comenzó argumentando su posterior posición sobre lo ocurrido indicando que desde que asumió se encontró con una seccional con poco personal, colchones ignífugos en desuso (que por medio de un escrito había dado de baja y solicitado la renovación de los mismos), superpoblación constante de detenidos (al momento de incendio había 19 cuando lo permitido era 18 y llegaron a tener 30 presos) y la notoria ausencia en el lugar de los hechos y a pesar de estar a pocos metros de la tragedia de Rubén Rojo y Carlos Caporale (se estaba cortando el pelo), jefe Departamental y Distrital respectivamente.

Haciendo referencia a las mentiras que pudo escuchar de algunos testigos, Donza remarcó que “noté diferencia sustanciales entre muchas de las personas que declararon, los bomberos no dijeron la verdad sobre su accionar, otros testigos indicaron que nosotros no hacíamos nada, que los chicos que estaban en el imaginaria no quisieron ayudar, cuando hicieron todo lo humanamente posible por apagar el incendio”.

“No me reprocho nada de lo que hice aquella jornada, llamé a todas las personas que podían venir a ayudar, salvo la ausencia de mis superiores”, señaló y además enfatizó que “mi personal a cargo realizó todo lo que estaba a su alcance para sacar a los internos, debemos entender que era imposible llegar al lugar donde se encontraba el foco ígneo porque no contábamos con los materiales para combatir un incendio de esa magnitud y en el sector donde se había registrado. Por ejemplo a Carrizo le tuve que dar la orden para que abandonara el lugar debido a que se estaba quedando sin aire”.

“El comisario Rojo sabía lo que estaba ocurriendo porque se lo comunique por teléfono, él estaba en el edificio lindante con la Comisaría, no le pude pedir que baje porque es un superior, pero me llamó la atención que nunca se presentó en el lugar al momento de los hechos y Caporale apareció varias horas después”, puntualizó el excomisario haciéndole notar al Tribunal y al resto de los presentes que sus jefes nunca se comprometieron con lo que sucedió hace más de dos años.

Por último Donza indicó que “pretendo que se haga Justicia, espero que se me declare inocente, lo digo sin faltarle el respeto a nadie” y además manifestó que “desde que supe que tenía orden de captura quise estar a derecho mediante el pedido de eximición de prisión que hicieron mis abogados defensores. Cuando el Tribunal de Casación confirmó la resolución de Cámara que no me hacía lugar, decidí presentarme en la Fiscalía (se hizo presente el 11 de mayo de 2018) cuando todavía podría ir a la Corte de Provincia. Pero entendí que era la mejor decisión”.

QUIEREN REPARTIR CULPAS A BOMBEROS Y GRUPO GAD

El ex sargento César Brian Carrizo y el exteniente primero Sergio Ramón Rodas expusieron su versión de los hechos. El joven Brian Carrizo durante aquella jornada cumplía funciones en el imaginaria (una especie de celda dentro de los calabozos y su tarea es asistir a los detenidos), declaró  por más de media hora. Dijo que en todo momento trató de ayudar a los internos una vez que comenzó el foco ígneo, aunque la magnitud que tomaron las llamas, sumada a una posible demora de los Bomberos y también del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) hicieron que ocurriera la tragedia.

Carrizo al igual que lo había hecho Guevara en su declaración dijo que los primeros abogados defensores como estrategia sugirieron inculpar a Donza.

“Fue imposible entrar por el humo y además recibimos la orden de no ingresar hasta que no llegara el GAD, teniendo en cuenta que los detenidos luego del engome habían manifestado que nos iban a pinchar a todos”, manifestó el joven expolicía y en el final remarcó que “lamentablemente no le pudimos salvar la vida a los chicos como hicimos con el resto de los detenidos. Creo en la Justicia y si juzgan como tienen que juzgar voy a quedar en libertad. Por último quiero que dejen de amenazar a mi familia diciendo que en caso que no se nos juzgue será un ojo por ojo y muchas cosas más que publican en la redes sociales y con las captura de pantalla voy a realizar la denuncia mañana (por hoy) en la Fiscalía”.

A su vez, el exteniente primero Sergio Ramón Rodas ante los jueces indicó entre otras cosas que siempre se buscó salvar las vidas de los jóvenes, que junto a Alexis Miguel Eva, Carolina Denise Guevara, Alberto Sebastián Donza, Brian Carrizo y Exequiel Giulietti hicieron todo lo posible por ayudar en el incendio, puntualizó que no había matafuegos en la seccional y en el final como mensaje para los magistrados indicó que “quiero que se sepa realmente la verdad no sólo para nosotros sino también para las familias de los jóvenes y como lo dije siempre, yo sí los voy a poder mirar a la cara a los padres de los chicos fallecidos”.

El efectivo policial Diego Ulloa fue quien abrió la rueda de declaraciones. Al momento de los hechos desempañaba tareas en la Patrulla Motorizada y junto a otros dos compañeros estuvieron cumpliendo tareas durante el engome (ingresaron a los presos a la celda). Entre otras cosas la querella pidió la reproducción de tres mensajes de audio y reconoció la voz de sólo una de las grabaciones.

LA ESTRATEGIA, INCULPAR A DONZA

Sin ningún lugar a dudas que las palabras de la ex oficial de Policía, Carolina Denise Guevara, fueron las más importantes en lo que hasta el momento se lleva desarrollado del juicio que investiga la muerte de siete detenidos en la Comisaría Primera en marzo de 2017.

La joven mujer que se encuentra con arresto domiciliario en la vecina localidad de Rojas contó su versión de los hechos y entre otras cosas manifestó que fue ella quien se comunicó con los Bomberos Voluntarios de Pergamino y también con los Bomberos de Policía para dar aviso del incendió que habría comenzado cerca de las 18:00.

También en una parte de su relato indicó que ayudo con botellas de agua algunos de los detenidos y que además “hizo todo lo posible para evitar la tragedia. Quiero que se sepa la verdad y que se haga justicia”.

Consultada por la querella sobre la actuación de sus compañeros de tareas dijo que todos intentaron evitar la muerte de los detenidos, que el humo era intenso en la seccional y que nunca supo donde se encontraban los matafuegos. También se refirió a una charla con “Noni” Cabrera minutos antes que se produzca la tragedia donde el interno solicitaba un colchon, música y que lo ayudarán con unas heridas que había sufrido antes de terminar tras las rejas.

En el final de su exposición ante el Tribunal Criminal Oral Nº 1, la única mujer imputada en la causa y que tenía algunos meses en la Comisaría Primera y tres años de antigüedad en la fuerza manifestó que “creo en la Justicia y también Dios. Tengo parte de mi familia que se enfermó por todo lo que sucedió, mi padre con cáncer y mi hijo con inconvenientes de pérdida de peso, tiroides y miedos. Además estoy muy mal con tratamiento psiquiátrico y psicológico. Yo también soy un ser humano, una mujer, una madre y sufro todos los días después que paso esto”.

Cuando la oficial estaba dando los últimos conceptos sobre lo que ocurrió, la madre de uno de los chicos fallecidos lanzó unos insultos sobre su persona y debió abandonar la sala en unos de los momentos de extrema tensión y nerviosismo con lo que ayer se desarrolló la jornada.

Como dato destacado en el inicio de su relato, Guevara manifestó que los abogados defensores que tenían parte de los imputados anteriormente -Ingrata y Arzagot de San Nicolás- habían planteado como estrategia inculpar a Sebastián Donza con el objetivo de desligarse de responsabilidades y morigerar sus penas, aunque “hoy voy a contar toda la verdad de aquel día” dijo la joven policía.

Es dable recordar que según el auditor general de Asuntos Internos, Guillermo Berra los acusados “violaron los principios y procedimientos básicos que deben regir la conducta de todo efectivo policial" y por tal motivo tiempo después del incendio fueron exonerados de la fuerza.

SE ACERCA EL FINAL

Los desgarrantes testimonios de los sobrevivientes, vecinos y Bomberos Voluntarios, de las pericias y pruebas materiales que pudo recolectar en ungran trabajo la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 3 a cargo de Nelson Mastorchio y su equipo de trabajo (Sebastián Labate, Romina Caniglia y Juan Martín Fontana) indican que los policías no habrían hecho lo necesario para prevenir o extinguir el foco ígneo que se inició en la celda 1.

Había 19 presos en las celdas: siete de ellos murieron, 12 se salvaron sus vidas de milagro.

Un informe de la Comisión Provincial de la Memoria –querellante en la causa- que reconstruyó lo ocurrido a partir de los testimonios de los detenidos y los peritajes realizados, estableció que “los policías que cumplían funciones en la dependencia tomaron conocimiento de este primer foco de incendio. No obstante, hicieron caso omiso al reclamo de los detenidos de las demás celdas para que ayudaran a apagar el fuego ya que sus vidas estaban en peligro por el humo tóxico que desprendía el material no ignífugo de los colchones de gomaespuma”. Los presos encerrados ahí murieron asfixiados y sus cuerpos terminaron carbonizados por las llamas.

Al parecer, el propio historial de la Comisaría Primera de Pergamino preanunciaba lo que ocurriría años después. En marzo de 2016 los presos provocaron un incendio similar, utilizando los colchones de goma espuma. Esa vez el fuego fue sofocado y la cosa no pasó a mayores. Un mes después se produjo otro incendio, con la misma fuente, en el que tampoco hubo víctimas. A pesar estos antecedentes, sus celdas continuaron utilizándose debido, en gran parte, a la falta de alcaidías y penales a lo largo de toda la provincia de Buenos Aires.

SIETE JOVENES. LAS VICTIMAS

En la denominada “masacre de la Primera” perdieron la vida: Sergio Filiberto, de 27 años; Federico Perrota, de 22; Alan Córdoba, de 18; Franco Pizzarro, de 27; John Mario Chillito Claros, colombiano, de 25; Juan Carlos Cabrera, de 23 y Fernando Emanuel Latorre, de 24.

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS