imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 22/04/2019

Policías interceptaron a un menor de 16 años cuando iba a cumplir con sus obligaciones escolares y lo obligan a ser testigo de un procedimiento

El menor fue abordado por los policías en Primera Junta y Pellegrini, a tres cuadras de su casa, en el trayecto al "Beto Mesa" adonde se dirigía para participar de los "Juegos de quinto año"actividad promovida por el gobierno municipal, pero a los uniformados no les importó. El dramático relato del padre sobre la angustia que los efectivos policiales obligaron a vivir a su hijo.

Por Redacción

Un adolescente de 16 años fue virtualmente "secuestrado" por policías, retenido contra su voluntad obligándolo a ser testigo de un allanamiento,cuando se dirigía desde su casa al gimnasio multiuso "Beto Mesa" el pasado miércoles en donde se realizaba un encuentro de quinto año de escuelas secundarias de Junín promovido y organizado por el gobierno municipal.

"Le preguntaron cuántos años tenía y le dijo que tenía 16 que iba a la escuela, y que se dirigía a Beto Mesa para una actividad escolar y los policías le dijeron que no era nada importante lo que iba a hacer y que los tenían que acompañar como testigos cosa que a mi hijo le inquietó demasiado eso de que no era importante lo que iba a hacer porque para él es muy importante la escuela porque es hijo de padre y madre docentes y por eso la escuela es fundamental. Indigna esa concepción hacia la educación que según él pudo percibir de los agentes policiales", contó Elio Miguel el papá del menor que le tocó vivir esa odisea dramática envuelto en una total inoperancia de los policías que actuaron en este episodio.



El menor fue interceptado por los policías en Primera Junta y Pellegrini, a tres cuadras de su casa, en el trayecto al "Beto Mesa". "La preceptora -contó Elio Miguel a este portal digital informativo- le avisa a la mamá de Agustín que no había llegado  en el mismo momento mi hijo me manda un mensaje diciéndome que la policía lo había tomado como testigo. En un principio pensé que era un chiste pero luego me mandó fotos del interior de un auto y empiezo a llamarlo insistentemente y a enviar mensajes pero no me contestaba. En un momento me escribe que no puede contestar y le pregunto hacia dónde iba respondiendo que creía que iba para el lado del Parque (Borchex)".

"Yo lo que ví fue el interior de un auto, no sé si era policía o lo había llevado cualquiera. Además en ese momento uno empieza a pensar de todo", relató dramáticamente Elio Miguel  quien es director del Centro de Formación Profesional 401.

"Ante mi insistencia, mi hijo atiende y le pido que me pase con quien estaba a cargo y le pido que me informe donde estaba contestándome que estaban en un allanamiento y no pdìan decirme más y ante mi insistencia, me corta el teléfono y le prohíbe a mi hijo seguir contestando. Todo esto fue durante una hora reloj pero fueron momentos de gran angustia. Desconozco cómo se desarrolla un procedimiento pero mi preocupación era si todo podìa terminar en un tiroteo. Fue preocupante como adulto para nosotros y para él como menor, que después me cuenta que tuvo miedo", sostuvo Elio Miguel a JUNINDIGITAL.

Consultado sobre si tuvo alguna respuesta de parte de las autoridades, Miguel contó que "todavía no nos queda claro si puede ser testigo a partir de los 16 o de los 18 años. Después que todo sucedió y me reencontré con mi hijo, se comunicó conmigo uno de los jefes policiales que no recuerdo su nombre, dándome explicaciones de lo que había pasado y que se habían tomado medidas en relación a eso. La verdad que todo debe ir por el lado de buscar criterios de sentido común y de que, precisamente, los policías actúen con criterio en su trabajo, porque a las 9 de la mañana en una avenida como Primera Junta donde pasan centenares de personas, no es necesario interceptar a un menor de 16 años para que salga de testigo de un procedimiento".

"Intento hacer un llamamiento al sentido común. Está bueno no perder de lado eso en cualquier trabajo", afirmó Miguel.

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS