imagen
| 02/02/2019

Para empezar a mejorar

Por Victoria Muffarotto

En el arranque de este 2019 todos los interrogantes han sido develados. Tarifazo, ajuste, tasas de interés astronómicas, inflación desbocada fueron los disparadores del desastre económico que caracterizó a 2018. Por eso nadie puede conservar expectativa alguna al ver que este año arrancó con tarifazo, ajuste, tasas de interés astronómicas y una inflación que seguirá desbocada justamente como resultado de lo anterior. 

    Dicen que esperar resultados distintos haciendo lo mismo es un síntoma de locura. Y el Pueblo, aunque algunas veces tome riesgos inexplicables, ¡loco no es! El Jueves lo demostró en todo el país y también en Junín. A las miles de personas que se hicieron oir en el ruidazo debemos sumar varias veces más de descontentos que se manifiestan cada uno a su modo. Los consensos para con la política de Cambiemos es cada vez más difícil de encontrar. 

    Algunos que todavía dudan manifiestan que no ven en la oposición las propuestas para superar esta situación. En parte tienen razón, puesto que algunos que hoy se disfrazan de opositores hasta ayer colaboraban con Macri, y hoy critican las formas pero no el fondo de la cuestión. No es el caso de Unidad Ciudadana.

    Desde 2016, apenas implementadas las primeras medidas de Cambiemos, Cristina Fernández explicó el sentido general que las guía y cuáles eran las consecuencias que generarían. No se equivocó en nada. Por eso nos causa gracia cuando los recién conversos a opositores le piden pretenciosamente que se abstenga de participar. Porque de aquel diagnóstico se desprende una propuesta.

    Retrotraer tarifas al precio que tenían antes de las elecciones de 2017 es imprescindible. No solo para recuperar la confianza de los que estafaron en ese octubre por no avisarles lo que harían después de ganar, sino para que la economía se ponga a andar nuevamente. Lo que las familias destinan hoy al pago de tarifas es desmesurado y es lo que explica la caída en las ventas, los negocios que cierran, los puestos de trabajo que se pierden. ¿Tan difícil es imaginar lo que va a pasar con las boletas de gas un 120% más caras y las de electricidad un 40% más caras? 

    Retrotraer tarifas, las empresas no van a quebrar por eso. Los balances de 2018 muestran que ya ganaron fortunas con las tarifas anteriores. Y por favor, ¡Qué no intenten justificarse con el mantra de las inversiones! El humor social de los que padecemos cortes de luz apenas hace un poco de calor no está para aguantar esas mentiras.

    Si las empresas de servicio se llevan todo, no queda nada para el resto. El Intendente Pablo Petrecca debería tomar nota de esto, pues también explica en parte la caída en la recaudación municipal. Si las empresas de servicio se llevan todo, tampoco queda para pagar las tasas de Petrecca (que encima son carísimas y con servicios cada vez peores).

    Si las familias recuperan esa parte de los ingresos que hoy destinan a tarifas, el consumo de otros bienes y servicios aumentaría. Si el consumo aumentara, la producción lo seguiría y podríamos recuperar algunos puestos de trabajo. Esos nuevos salarios se volcarían al mercado y generarían ese círculo virtuoso que ya vimos cómo reconstruyó al país que se había incendiado en 2001 por políticas como la actual.

    A la retracción de tarifas debe seguir la recuperación del crédito. Macri cree que la inflación se produce porque hay mucha plata en la calle. Tres años de fracaso no le alcanzan para entender que en Argentina eso no aplica. Hay que bajar las tasas a un nivel que nos permita volver a producir. Cambiemos es el autor de un versito que dice que se había perdido la cultura del trabajo, ¡y son ellos los que premian con millones a los especuladores mientras funden a los que trabajamos!

    Si el Intendente entiende que ese tipo de medidas son las que él tiene que militar, muchos de los probllemas de la ciudad empezarían a solucionarse. Si recuperamos el trabajo empezaremos a recuperar la paz social que estamos perdiendo. Si recuperamos la confianza en que las cosas pueden mejorar, si combatimos la anomia que hoy crece en Junín, gran parte de la inseguridad desaparecería. Si por el contrario persiste en justificar cada aberración del gobierno nacional, las cosas seguirán empeorando, sobre todo para él. 

    Lo del Jueves fue una demostración del hartazgo que hoy es mayoritario. Ojalá la protesta siga encaminada por la vía pacífica. Desde Unidad Ciudadana estamos haciendo conocer nuestra propuesta para salir de este desastre.

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Abogada. (UBA)  Especialista en Derecho de Trabajo. Concejala de Unidad Ciudadana