imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 24/07/2020

Daniel Pueyo y el voley de Sarmiento: "Era necesario poder volvernos ver las caras"

La actividad regresó al gimnasio del club el miércoles pasado con un estricto protocolo. El profesor cuenta cómo fue volver después de tanto tiempo.

Por Redacción

"Siempre hay un regreso" canta Andrés Calamaro en "Nos volveremos a ver" y suena a despedida, pero también a reencuentro y eso es lo que sucedió el miércoles pasado en el gimnasio de voley del Club Sarmiento cuando las chicas y los chicos se presentaron para reiniciar la actividad, ya en la cancha, pero con un estricto protocolo por cumplir. "Era necesario poder volvernos a vernos las caras porque el deporte es salud así que estamos muy contentos pero ahora tenemos que cuidarlo entre todos", afirma el profesor Daniel Pueyo que dialogó con Junín Digital.

-Tu situación también es particular porque estabas recién llegado y se paró toda la actividad...

-Sí, estuvimos entrenado dos semanas y media y enseguida tuvimos que frenar. Lo anecdótico es que volvimos con  más chicos que antes y la verdad que eso es muy bueno pero ahora nos vemos limitados por la cantidad de cupos porque el protocolo de voley al ser adentro está preparado para nueve jugadores más el profe, por una cuestión de espacio y de medidas. Nos hace trabajar un poco más pero con el agregado que es hasta las 18 horas. La realidad es que hay que tener creatividad, ideas y por suerte nos agarró en vacaciones. Nos fuimos acomodando entre el grupo de mini, Sub14, Sub16, Sub18 y mayores y estamos divididos de una forma para que no se crucen los grupos. Los ejercicios son individuales, cada uno con su material porque el voley tiene mucho de contacto con la pelota y con las manos, que es algo que siempre te llevás a la cara. Desde que empieza el entrenamiento cada uno está con su pelota. Así que hay que estar atento para generar ejercicio todo el tiempo.

-Ese también debe ser un desafío para ustedes, porque hacer siempre los mismos ejercicios se puede tornar aburrido.

-Lo bueno es que durante la pandemia hicimos cosas que, a veces, no encontrar espacios para hacerlos, por ejemplo charlas con nutricionistas, jugadores de nivel, que en otro momento es difícil resignar un entrenamiento para hacerlo. Y ahora estamos aprovechamos para hacer todo lo que son ejercicios técnicos que de otra manera no lo podríamos hacer por la competencia. Va a llegar un momento que el ejercicio técnico se va a acortar porque no podés tener todo el día a una jugadora golpeando contra la pared. Pero ahí aparecen los juegos con diferentes variantes, que están buenísimo y que en otro momento quizás no los hubiese hecho, pero ahora estoy aprovechando para hacerlos. Nosotros arrancamos en la etapa dos del protocolo y si todo continúa  normal pasaríamos a la etapa 3 dentro de 15 días que nos permite el contacto entre dos jugadores. Está bien escalonado para poder hacerlo y la verdad es que vimos mucha conciencia de los chicos y las chicas: cada uno con su botella, su toalla...hay mucho trabajo de conciencia y la verdad es que está buenísimo.

-¿Qué nivel de aceptación tuvo esta particular vuelta a los entrenamientos y cómo la implementaron?

-Muchísima aceptación. Nosotros antes de empezar charlamos con las familias, porque los que son menores tienen que ser acompañados por sus padres y  nosotros como club asumimos una responsabilidad muy grande también porque nunca pasa nada pero tenemos que estar atentos. Si todos actuamos responsablemente va a ser muy bueno porque la actividad física es buena y todos sabemos los beneficios que tiene.

-¿Cómo fue atravesar el proceso de entrenar virtualmente?

-Aprendizaje. Al principio nos daba vergüenza ponernos adelante de una cámara y al final era "hacemos un Zoom y charlamos". Pero esas son las cosas que se tienen que quedar como no ir hasta un lugar para reuniones de la asociación: antes, a lo mejor, hacíamos 300 kilómetros para hablar. Fue una experiencia totalmente enriquecedora, de crecimiento total, de poder vernos las caras desde un lugar de apertura porque mostramos nuestras casas. Y en definitiva también funcionó como un lugar de acompañamiento y apoyo y eso también es el deporte.

 

 

 

 

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS