imagen
| 15/05/2020

Murió Sergio Denis, el eterno seductor de la canción que enamoró a varias generaciones

Se llamaba Héctor Omar Hoffmann. Grabó 28 discos y tenía 71 años. Estaba internado desde hace 14 meses. Sergio Denis nació en Coronel Suárez.

Por Redacción

Tras una dura batalla de 14 meses contra un grave estado de salud, el popular cantante Sergio Denis murió a los 71 años. El artista nacido en Coronel Suárez con el nombre Héctor Omar Hoffmann estaba internado en la clínica ALCLA desde hace unos meses, donde fue trasladado para continuar con el tratamiento al que debió someterse luego de una fuerte caída que sufrió durante un show en Tucumán.

El eterno seductor que enamoró a varias generaciones había aprendido a tocar la guitarra y a cantar con el folclore como referencia en su ciudad natal. Con altos y bajos, supo sostenerse en la industria, a pesar de tragedias económicas personales y graves problemas de salud, era convertido en uno los máximos exponentes de la balada y de la música melódica en el país.

En Buenos Aires se destacó en el conjunto Los Bambis, lo que fue una breve escala hacia su extensa carrera solista. Ahí nació su nombre artístico, porque a los productores les parecía difícil que Héctor Omar Hoffmann.

Descubierto por CBS, una de las principales discográficas de la época, lanzó su primer disco en solitario en 1970: Te llamo para despedirme. Según el recuento de la página web oficial, grabó 28 álbumes, algunos de ellos ubicados entre los más vendidos de inicios de la década de los 80 y mediados de los 90. En 1995, sin embargo, estallaron serios problemas personales. Y su vida se paseó por la cornisa.

“Me quedé sin casa, sin auto, sin oficina”, aseguró en una entrevista con el canal Encuentro. Los problemas económicos repercutieron en su trabajo. El cantante que logró que sus hits llegaran a casi todas las canchas del mundo perdió prácticamente su voz, por lo que no grabó discos durante cuatro años.

Recién hacia el año 2000 pudo volver al ruedo. Lo hizo con el disco La vida vale la pena, y el éxito volvió a acompañarlo. Pero en 2003 volverían los problemas: estuvo unas horas detenido por la causa judicial que todavía no estaba cerrada. Lo acusaban de entregar cheques sin fondos.

En mayo de 2005 superó un cuadro de trombosis venosa. Pero lo peor llegó en 2007. Mientras se encontraba de gira en Paraguay, sufrió un ataque cardíaco que lo dejó, según señalaron entonces los médicos, “17 minutos sin signos vitales”.

Después de la estabilización afrontó un largo período de recuperación. Pánico, terapia y una internación de dos meses para someterse a tratamiento psiquiátrico. Y entonces llegaron las solicitudes de grandes marcas para que sus canciones musicalizaran comerciales. También las convocatorias a casamientos, cumpleaños y otros eventos privados. Su renacimiento incluyó un nuevo acercamiento al público joven, que llenó locales para verlo actuar en “fiestas bizarras”.

Hasta su accidente, el creador de más de 150 canciones, entre ellos hits imbatibles como “Gigante chiquito”, “Un poco loco”, “Te quiero tanto” y “Cada vez que sale el sol”, mantenía su vigencia en un público que lo seguía fiel. El cantante se mostraba vital, incluso se había enamorado otra vez.

En la noche del 11 de marzo de 2019 en Tucumán, Denis volvió a encontrarse con sus seguidoras como tantas otras veces. En su mayoría mujeres que gritaban de alegría apenas asomaba al escenario con su cabellera canosa y simpatía intacta. El recital transcurría con tranquilidad. Comenzó a cantar “Te llamo para despedirme”, pero en un momento un movimiento desafortunado o un mal cálculo hizo que se precipitara en el foso de la orquesta del teatro. Cayó desde una altura de casi tres metros.

En grave estado, una ambulancia lo trasladó al Hospital local. El 13 de abril se decidió su traslado a Buenos Aires en un avión sanitario. Quedó internado en el Sanatorio de los Arcos, en Palermo, y fue intervenido dos veces. Semanas después el músico fue trasladado de nuevo. Esta vez, a la clínica de rehabilitación integral ALCLA, en el barrio de Núñez, el mismo centro en el que había estado internado Gustavo Cerati. Allí murió hoy, aunque el mito vivirá siempre.

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS