imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 16/01/2017

"Los fiscales no somos los propiciadores de la puerta giratoria"

El fiscal general del Departamento Judicial Junín, Juan Manuel Mastrorilli, consideró que la baja de la edad de imputabilidad "es un elemento más a considerar en el contexto de la necesidad de analizar todo lo atinente a la seguridad”.

Por Redacción

Las críticas de los ciudadanos al sistema de justicia, la baja de la edad de imputabilidad, la famosa “puerta giratoria” y la designación de Conte Grand en la Procuraduría, fueron algunos de los temas abordados en nota exclusiva con este diario

El jefe de los fiscales del Departamento Judicial de Junín, Juan Manuel Mastrorilli, estuvo esta última semana en Rojas donde visitó, junto a la ayudante fiscal del distrito, Nora Fridblatt, y su adjunta, Elisabet Berbeni, una propiedad que sería la nueva sede de la fiscalía rojense. La misma se encuentra en calle Francisco Roca, entre General Frías y 9 de Julio, y durante la inspección del edificio se sumaron el secretario de Seguridad de la comuna del vecino distrito, Miguel Núñez, y el director de Planeamiento, Lalo Pubill.

Pero además, el fiscal general de Junín formuló declaraciones el diario "El nuevon rojense". En la entrevista que amablemente nos concedió, Mastrorilli analizó la designación de Julio Conte Grand al frente de la Procuraduría General de la Corte Suprema bonaerense y las pautas y lineamientos de trabajo que le imprimirá a su gestión, el panorama que ofrece a la fecha la administración del servicio de justicia en la órbita de su jurisdicción, y aceptó las críticas que surgen desde distintos sectores de la población, afirmando que “el primer crítico soy yo”, no obstante lo cual admitió que “aunque se trabaja permanentemente para mejorar, a veces no se obtienen los resultados pretendidos”.

-¿A que obedece el motivo de su visita a Rojas?

-Mi presencia en Rojas obedece creo que a una mejora para la Ayudantía Fiscal, porque se está evaluando desde el Municipio por algunas cuestiones de necesidad, de mejoras en las instalaciones de la sede, de la ayudantía, en la posible ya contratación de una nueva casa. Obviamente por más comodidades, más amplitud de espacio, siempre para mejorar.

-¿Eso significa algún cambio en función de la Fiscalía que tenemos aquí?

-Estamos hablando hoy de algo netamente edilicio.

-¿Cuál es su consideración respecto del cambio importante que ha habido en la Procuraduría General con la asunción de Julio Conte Grand, su nuevo jefe?

-Después de años de trabajar con la procuradora María del Carmen Falbo, estamos recién conociéndonos, de hecho. Estuvo ayer (por el martes) en Junín, charlando con toda la gente de la Fiscalía, y de la Defensoría, Curaduría, asesorías, conociendo los edificios, interiorizándose de la situación, así que creo que tiene un perfil en ese caso, por lo que estoy viendo y lo que ya nos comunicó, de ir más al territorio, y conocer más a la gente y su personal de manera más directa.

-¿Ha tenido algún conocimiento de alguna directiva o lineamiento de la impronta que pretenda darle Conte Grand a su gestión?

-Las directivas que él emanó en la primera reunión que tuvimos fue inmediatamente después de jurar, son más generales, todavía no tan particular, más control de gestión, más acercamiento de la Fiscalía a la gente. Creo que en Junín en eso hemos logrado avanzar bastante en todo lo que son las ayudantías, incluso en la cabecera, asistencia a la víctima, los fiscales más cerca de la gente, y creo también es muy loable que se haga y que se tenga como uno de los principales objetivos. Y después en parámetros generales es eso. Una famosa frase que la hago mía es “que la gente sienta que el fiscal es su abogado y que no necesita ir a asesorarse en otra parte”. Que el fiscal, en este caso todo el plantel desde las fiscalías, los ayudantes, etc., son los abogados de la gente.

-¿Cuál su consideración al respecto de cierta posición crítica que hay en este momento de la gente en general respecto del servicio de administración de justicia?

-Siempre dije que soy el principal crítico, porque creo que si yo no fuera crítico de la tarea que yo hago y lo que hace no solo el ministerio público sino lo que es también la administración de justicia, o sea los jueces, sino no se podría llevar adelante la función. 

Creo que mi función y cada uno desde la suya trata siempre de mejorar, y si creo siempre hay que repetir el concepto de que la administración de justicia no la hacemos nada más quienes estamos desde la fiscalía sino que está comprendida a los jueces, está comprendida a las cámaras, los tribunales del alzada en La Plata, corte, etcétera etcétera.

 La concepción crítica vemos que no es nada más que a la fiscalía, pero creo que hay que comprender el sistema globalmente de lo que son cada uno en el rol que cumplen en el proceso y nosotros el rol acusador, y después los jueces resolviendo y con los tiempos también que a veces tiene la justicia que no son los más ideales pero que, reitero, en el Departamento Judicial Junín esos tiempos se vienen cumpliendo, los tiempos previstos por la ley y los tiempos exigidos por los jueces y se cumplen acabadamente. 

Repito, desde ya primer crítico soy yo, y eso es lo que a mi me lleva siempre a tratar de hacer mejoras y seguir cambiando las estructuras.

-¿Le molesta cuándo se habla de una justicia de “puertas giratorias”?

-No, porque creo que a veces lo que la gente no comprende son las leyes que se aplican para que eso suceda. Y que no somos los fiscales generalmente los propiciadores de esa puerta giratoria. Ustedes por ahí me han escuchado decir que cada fiscal en cada hecho, y es una instrucción emanada de la Fiscalía General, y también un mandato que viene de la procuración, cada hecho que existe la posibilidad de pedir la detención se pide la detención, después ya entramos en algo que nos excede a nosotros que es que el juez la conceda y después de ahí en adelante, que esa detención pueda convertirse en una prisión preventiva. 

Eso por un lado, y después hay hechos que también la gente tiene que saber que no son detenibles de por sí, que afectan tanto al vecino como cualquiera en su patrimonio, en su libertad, su tranquilidad, pero que de hecho no son detenibles de entrada. 

Que son, es por ley, no es que uno lo disponga, y que incluso sea discutible para un juez, o sea que nosotros podamos propiciar una detención. Y a mi me gusta a veces las charlas con las sociedades de fomento, que hago justamente para explicar este tema, como es la excarcelación, que delitos son excarcelables, que delitos son los detenibles, cuándo se puede pedir una prisión preventiva, y que la gente sepa desde la fiscalía lo que es materia de detención como una norma que solicita, después ya existen otros mecanismo que se escapan. 

Por ejemplo una detención pedida por un fiscal no concedida por un juez, no es recurrible ante la cámara. No tenemos recurso de apelación por el Código. Qué hizo el fiscal frente a una detención ordenada por un juez, nada porque no lo podemos hacer. Y bueno, eso por ahí la gente no lo sabe y la culpa la tenemos nosotros.

-¿Cuál es su opinión respecto de lo que ha sido la marcha de los juicios por jurado, la nueva modalidad instrumentada aquí en la provincia de Buenos Aires?

-No hemos tenido muchos, solo dos en nuestro departamento judicial, hay alguno que otro dando vuelta con una petición. Debe tenerse cuenta que la llave del juicio por jurado es de la defensa y del defendido, del imputado. 

Pero ha sido provechoso, creo que la participación de la ciudadanía en la decisión ha sido mucho más coherente muchas veces, uno tenía el miedo de ver cómo se disparaba, si podía ser la ciudadanía influenciada por los medios de comunicación, por las opiniones de los vecinos, y se han mantenido imparciales, se han tomado muy buenas decisiones. Esto en general podría decir que sucedió en la provincia de Buenos Aires, pero creo que la experiencia es buena. Si bien no es un sistema que se ha masificado, no es un sistema barato, porque el sistema de juicios por jurado implica demasiados costos económicos, pero que la justicia, que el pueblo vuelva a tener soberanía en la aplicación de la justicia, ha dado buen fruto.

-La última, también desde lo estrictamente personal. ¿Qué espera de lo que va a ser este nuevo año con nuevo procurador respecto del servicio de administración de justicia en una zona que obviamente nos compete a nosotros que es su departamento judicial?

-Yo espero siempre lo mejor, y cada año, y hasta ni siquiera por cambio de año, uno siempre está trabajando para que todo mejore y todo sea para bien. Los que me conocen, a mi no me gusta hablar de mi mismo, pero saben que lo que uno puede prometer es trabajo. A veces los resultados no son los que uno desea, el trabajo sí, la idoneidad de las personas que ejercen la funciones, también, que es lo que a mi me compete, trato de ejercerlo día a día, capacitando a la gente, y que cada uno ponga lo mejor para que la situación en general mejore. Si mejora la justicia, mejora todo.

EL DEBATE SOBRE LA BAJA DE EDAD DE IMPUTABILIDAD

También fue propicia la oportunidad para consultar a Mastrorilli acerca del recientemente iniciado debate sobre la baja en la edad de imputabilidad.

“Es muy personal, no quiero mezclar eso con lo que es el ámbito de mi función, pero no sé si es la solución. Para mí no sé si es solución porque volveríamos a tener una baja de imputabilidad y hoy incluso, creo que lo que la gente muchas veces pregona, es que ya con los imputables muchas cosas no suceden, justamente por los parámetros que tiene la ley de tratamiento para los menores de 16 a 18. 

En sí, por ahí, si se ve desde el lado asistencial que un chico de 14 años es un chico en situación de riesgo y que esa situación de riesgo lo llevó a delinquir, que es el espíritu de la norma en realidad, para los de dieciséis, si al estado se le permitiera tomar una intervención mayor frente a estos chicos que están en una situación de vulnerabilidad, sería bueno. Ahora si la gente piensa que nada más es una cuestión de punir a un chico por hacerlo imputable a un chico de 14, ahí volveríamos al mismo, a bajar a 14, vamos a tener chicos también de 12 porque hay chicos que son delincuentes de 12 y así iríamos para atrás. La baja de la imputabilidad no es un remedio por sí solo, para mí, esto es estrictamente personal”.

En este sentido, la opinión de Mastrorilli coincide en rasgos generales con lo expresado por el propio Julio Conte Grand. El Procurador general dijo: “Es un tema a examinar, es interesante. Por supuesto, no hay una relación directa entre la baja de la edad de la imputabilidad con la reducción en la participación de los menores en los delitos. Pero es un elemento más a considerar en el contexto de la necesidad de analizar todo lo atinente a la cuestión de la seguridad”.

“Por otra parte –acotó el doctor Conte Grand-, el tema de los menores ha sufrido una evolución en los últimos años tanto en materia de la competencia y la capacidad de los menores en la dimensión civil y comercial, como en lo atinente a lo penal, de modo que yo no tengo duda que es un tema de agenda y hay que examinarlo desapasionadamente, con la participación de los expertos, de todas las áreas involucradas y eventualmente tomar alguna decisión en el sentido que finalmente se arribe después de examinarlo y debatirlo seriamente”.

Sobre los institutos de menores, que albergan a aquellos que tienen problemas con la ley o no, el Procurador General manifestó: “Es un objetivo central, sin ninguna duda. Los institutos de menores tienen que transformarse realmente en un ámbito de recuperación de los menores y de contención”.

“Hay una relación muy estrecha entre la comisión de un delito y la pérdida de contención afectiva, por supuesto, también hay una matriz violenta entre quienes delinquen. Pero todo esto hay que examinarlo dentro de un contexto de protección de los derechos humanos. La clave es la tutela de los derechos humanos y los menores son un segmento de la población que requiere esa protección, de modo que cualquier modificación que haga en el sistema penal tiene que estar considerando el interés de la sociedad pero también, fundamentalmente el interés de los menores y los derechos humanos”, manifestó.

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS