imagen
  • TEMAS DEL DÍA:
| 30/06/2018

Hace dos años se suspendía el servicio de Ferrobaires

Fue tras el accidente en Rawson entre el tren de pasajeros que iba de Junín a Retiro con un carguero ese mismo día. Dejó 28 heridos. Posteriormente se avanzó en el traspaso de los servicios ferroviarios a la órbita nacional. 

Por Redacción

El 30 de junio de 2016 se producía el choque de un tren carguero y con el de pasajeros de Ferrobairas que había salido de Junín con destino a Retiro. La colisión se produjo en la estación Rawson, y  dejó 28 heridos. El accidente se produjo ese día, alrededor de las 6.10, en el paso a nivel que se encuentra en la entrada a la estación de Rawson, donde chocaron un tren de Ferrobaires y un tren de Belgrano cargas que se dirigía de Junín a Retiro.

 Apenas enterado del hecho, el intendente Pablo Petrecca se puso en contacto con su par de Chacabuco, Dr. Víctor Aiola, para coordinar la inmediata asistencia de los heridos. Por tal motivo, se dispuso un operativo conjunto entre los dos municipios y sus respectivos hospitales.

En este trabajo conjunto, se organizó el traslado de los pacientes al Hospital Interzonal Abraham Piñeyro de nuestra ciudad y se asistió a la totalidad de los heridos.

Esa noche, de hace dos años, el Gobierno bonaerense dispuso la suspensión “por tiempo indeterminado” de todos los servicios de trenes prestados por la empresa provincial Ferrobaires “con el objetivo de preservar la seguridad de los usuarios y operarios”. 

Ese "tiempo indeterminado" se prolongó doce meses -un año- y la medida fue dispuesta por el gobierno de María Eugenia Vidal, a través de la Subsecretaría de Servicios Públicos dependiente del Ministerio de Infraestructura de la provincia, pocas horas después de que se produjera este  grave choque entre una formación de pasajeros y otra de cargas.

La Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (Ferrobaires), que estaba a cargo de Héctor Dotti en ese momento, brindaba servicio para los recorridos Retiro-Junín-Alberdi, Constitución-Tandil, Constitución-Bahía Blanca, Constitución-25 de Mayo, Constitución-Pinamar, y el tren turístico Tandil-Vela-Gardey.

En tanto, los recorridos Once-Bragado-Pehuajó, Constitución-Mar del Plata y Constitución-Pinamar ya se encontraban interrumpidos al momento de la determinación; en el caso del superpullman a Mar del Plata, desde hacía meses, ya que, pese a que habían comenzado a funcionar formaciones cero kilómetro de origen chino, su circulación se debió suspender por las malas condiciones de la vías.

ESTADO “CRÍTICO”

Según se indicó, la decisión de suspender todos los servicios de Ferrobaires se basaba en informes elaborados por la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) y la Auditoría General de La Nación (AGN), que califican de “crítico” el estado de la empresa y de “deficiente” el estado de las vías y del material rodante.

En ese sentido, el Gobierno resolvió “suspender todos los servicios ferroviarios prestados (por la firma) con el objetivo de preservar la seguridad de los usuarios y operarios del servicio”, se indicó en un comunicado.

A partir de esta disposición, se agregó que Ferrobaires “implementará las medidas necesarias, coordinadas con el Estado Nacional, para asegurar la reactivación del servicio con las condiciones óptimas protegiendo las fuentes laborales implicadas”.

Fuentes oficiales indicaron hace dos años que el gobierno de María Eugenia Vidal evaluaba “un plan para recuperar la empresa” aunque en realidad se mantuvieron conversaciones con el Gobierno nacional buscando sondear la posibilidad de un traspaso a la órbita federal (como ya se había establecido en 2007). Los voceros indicaron que la situación de las formaciones y las vías era tan riesgosa que se temía “otra tragedia de Once” en la provincia.

Más tarde se conoció que la medida estuvo motivada además por un informe elaborado por Auditoría General de la Nación y por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, en el que se destacaban “las serias falencias” y la falta de eficiencia y seguridad del servicio.

UN AÑO DESPUES

A un año de la suspensión de los servicios orbitados por la estatal bonaerense Ferrobaires, el proceso de transferencia al ámbito nacional se cruzó con una renuncia: el administrador de la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial, Fernando Dotti, presentó la renuncia al cargo.

Según trascendió, el director de Relaciones Laborales del Ministerio de Transporte nacional, Lucas Fernández Aparicio, y el director del área Técnica de Transporte Ferroviario de dicha cartera, Hugo Marcelo Vallone, fueron designados administrador y sub-administrador, respectivamente, al frente de la Unidad Ejecutora, reemplazando así a Dotti y a José Pucciarelli.

Aparicio, cercano al ministro Guillermo Dietrich, y Vallone, un ingeniero nombrado director nacional de Transporte Ferroviario en 2012, avanzaron posteriormente con el proceso de transferencia.

LAS FOTOS DE HACE DOS AÑOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS